[lwp_divi_breadcrumbs home_text=»Inicio» font_icon=»%%24%%» _builder_version=»4.9.10″ _module_preset=»default» module_font_size=»16px»][/lwp_divi_breadcrumbs]

¿Puede la música afectar al sabor de la cerveza? Te sorprenderá la respuesta

Estás con unos amigos o quizás disfrutando en casa de una buena cerveza que te recomendamos en LaCervezaFria. Independientemente del lugar en el que te estés relajando con una cerveza fría, seguro que hay música. Pero, ¿puede la música que elijas afectar a la forma en que percibes tu cerveza?

Según un estudio científico realizado en Bruselas, ¡sí puede!

Antes de que nos llames locos, escúchanos.

La música afecta y activa numerosas regiones del cerebro, desde la corteza auditiva que percibe el ritmo y el tono, y las reacciones emocionales de la amígdala, hasta la corteza motora encargada del movimiento y el baile, e incluso la corteza prefrontal que juzga la satisfacción y las expectativas. Con tantas áreas del cerebro que participan en nuestra experiencia de escuchar música, ahora resulta más plausible que también pueda afectar a cómo percibimos nuestro entorno.

Así que volvamos a poner la cerveza artesanal en la ecuación.

Unos científicos belgas decidieron poner a prueba esta teoría y pidieron a los participantes que probaran una cerveza y luego valoraran su experiencia. Lo que los participantes no sabían era que la cerveza nunca cambiaba. Cada vez que se les entregaba una «nueva» cerveza para que la probaran, en realidad era exactamente la misma que acababan de probar, con la única diferencia de la música que sonaba de fondo. Esto es lo que descubrieron.

En primer lugar, se probó la cerveza sin música. Después, con varios géneros de música, como canciones de Disney más ligeras y juguetonas, pop y punk, que evolucionaron hasta llegar a los bajos profundos y las canciones resonantes. Los resultados mostraron que, al escuchar la música más ligera, los participantes registraron que la cerveza tenía un sabor más dulce, mientras que las canciones más pesadas fueron calificadas como más amargas y con mayor contenido de alcohol.

También se recogieron datos en función del nivel de volumen. Esto también mostró impresiones correlativas: la música más tranquila proporcionó un mayor índice de reacciones positivas al sabor de la cerveza, mientras que la música más fuerte tuvo un mayor porcentaje de respuestas negativas. Ahora bien, también depende de la persona y de sus gustos musicales individuales.

Volviendo al hecho de que la música afecta a múltiples partes de nuestro cerebro, de repente no parece tan descabellado que puedas transferir lo que sientes por la música que suena al sabor percibido de la cerveza que tienes en la mano. ¿Aún no estás convencido?

La próxima vez, pon una variedad de canciones de diferentes géneros y presta atención a cómo la música afecta a tus papilas gustativas.

¡Salud!

Fuente: Frontiersin.org

Publicaciones que te pueden interesar

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *